El último rey

Es la siguiente misión de la guía de Final Fantasy XVI que comienza tras completar Las tierras de Cenicia al entrar en la torre de Somnia, en la que te enfrentarás de nuevo a Barnabás.

Avanza por la torre hasta la sala donde te esperan los primeros enemigos empíreos.

Tras derrotarlos pasa por la puerta y ve hasta el centro del suelo para activar el ascensor.

Al llegar arriba te esperarán unos Pyrobolus, una especie de boms eléctricos.

Te toca seguir avanzando por más puertas, ascensores y enfrentando a más enemigos comunes de la zona. Los 2 únicos enemigos a destacar serían el bavarois púrpura, un flan que aparece después del 2º ascensor, y el Diesirae que saldrá más tarde.

Después del flan deberías ver un cofre que contiene el accesorio Merced del hielo (Pilares gélidos).

Cuando derrotes al gigante podrás subir por un bordillo y suber las escaleras hasta llegar a una sala con más enemigos empíreos.

Ve hasta el fondo antes de ir a la izquierda pra abrir un cofre con el accesorio Voluntad del hielo (Esquirlas punzantes).

Ahora sigue por la izquierda hasta que veas el siguiente ascensor donde verás una escena y te enfrentarás a 2 jefes, siendo el primero el Nodo de control.

Nodo de control

Esta esfera te puede embestir. Si esquivas bien el ataque se quedará parada unos segundos que puedes aprovechar.

Puede usar el cañón para dispararte un gran rayo azul de energía, que al cabo de un rato girará sobre si mismo y podrá mover el rayo por la sala. Puedes realizar la esquiva perfecta o tratar de situarte a su espalda para atacarlo mientras tanto.

Cuando cargue un ataque de área tendrás que alejarte lo más rápido posible, ya que hará el mismo ataque con el que da inicio al combate.

También puede lanzarte 5 proyectiles con seguimiento de los que puedes alejarte o esquivar como ya sabes.

Cuidado cuando se separe en 2 mitades, ya que intentará hacerte un sandwich y no deberías quedarte en medio.

Otro de sus ataques es Cortocircuito, con el que se situará en el centro de la sala para apuntarte y disparar un rayo de energía. Ten cuidado ya que saldrán más rayos pequeños en varias direcciones.

Cuando le quede poca vida usará Electroacumulación, su ataque cargado con el que su barra de salud pasará a ser morada y teniendo que vaciársela lo más rápido posible mientras esquivas los ataques eléctricos.

Si lo dejas vulnerable y se recupera el combate cambiará de fase como con todos los jefes, pero aquí la única diferencia es que la velocidad del combate será mayor.

Nada más derrotar al Nodo de control te espera otro enfrentamiento contra el segundo jefe, el Áureogante.

Áureogante

Este enemigo es parecido al gigante de hierro al que ya te has enfrentado antes, la escoria Ferrogigante. Es igual de lento y sus ataques serán los mismos.

Cuidado con su ataque de embestida cuando arrastre la espada, ya que cubre más área de la que pueda parecer al principio.

Cuando estés cerca suyo y veas que levanta el pie aléjate un poco más de lo necesario para evitar el área que provocará con el pisotón.

Si clava un puño en el suelo tendrás que esquivar la columna azul que te lanza.

Si envuelve su espada con un fuego azul tendrás que evitar su ataque y además evitar los restos que deja por el suelo ya que harán daño de área y explotarán después de un rato.

En el momento que lance varios proyectiles tendrás que fijarte en las zonas marcadas en el suelo para evitar estar ahí.

Por lo demás no es un enemigo que deba costarte mucho.

Cuando acabes con él tendrás que subir las escaleras y pasar la puerta para enfrentarte a otro jefe más, en este caso el esperado encuentro contra el rey Barnabás y Odín.

Barnabás y Odín

La primera fase del combate contra Barnabás Tharmr es igual a la del enfrentamiento anterior contra él.

Sigue hasta hacerle el suficiente daño, momento en el que verás una escena y comenzará la segunda fase del combate entre Ifrit y Odín.

La segunda fase del combate empieza con un ataque certero.

Esta fase durará poco volviendo ambos a sus formas humanas y a la lucha en tierra firme. En este momento Barnabás usará nuevos ataques.

El ataque que hay que tener en cuenta es Destello justiciero, un ataque horizontal que recorre casi todo el escenario excepto su espalda, que es donde debes colocarte (y golpearle mientras tanto sin pasar nunca la línea).

El combate sigue igual hasta que haya una nueva secuencia donde volveremos al Ifrit vs Odín, comenzando con un contraataque certero.

Al volver a la pelea normal entre Clive y Barnabás, éste usará Gestación sombría, su ataque cargado con la barra de salud morada.

Tendrás que atacarlo a saco para bajarle la barra mientras evitas sus acometidas.

Cuando le hayas bajado la barra morada usará los ataques Silente y Tajo justiciero, siendo este el más peligroso consistiendo en 2 espadazos seguidos de un rayo frontal sostenido.

También podrá usar Sigrfödr, un combo largo pero lento de espadazos y ataques con daño de área, del cual cuando termine necesitará un poco de tiempo para recuperarse.

Cuando se recupere del último ataque realizará Círculo de Malia, realizando varios golpes girando el arma de una forma bastante lenta y fácil de esquivar.

Puede lanzar una llamarada tras golpear su arma, momento en el que puedes ponerte en su espalda para golpearlo mientras continúa con su ataque.

También usará su conocido ataque Hendecielos con líneas en forma de rombos seguido de un Destello justiciero.

Cuando le hagas el suficiente daño se transformará de nuevo en Odín.

Tras derrotarlo recibirás el trofeo El receptáculo perfecto, verás varias escenas y podrás pasar a Fraternidad.