Una promesa de escarcha

Esta guía comienza tras completar Sangre, hierro y fe y te hayas dirigido al Hálito del Dragón.

Avanza por el único camino posible hasta pasar por una puerta donde te esperan unos enemigos akásicos.

Sube las escaleras mientras derrotas a más akásicos y tras la siguiente puerta te espera un minotauro akásico acompañado de unos lobos.

Una vez que lo derrotes y antes de pasar a la siguiente puerta podrás ver un cofre que contiene Hálito del viento (Ráfaga eólica).

Ahora si avanza por la puerta para enfrentarte al primer jefe de la isla, un Molbol akásico.

Molbol akásico

El primer cambio con respecto al primer Molbol del juego es que el Aliento putrefacto no es en línea recta, sino que irá girando.

Intenta no ponerte en frente suyo, ya que te intentará atacar con sus tentáculos constantemente. Si levanta un tentáculo te intentará dar un combo de 2 golpes en barrido. Si levanta los 2 tentáculos te hará un único ataque que tarda un poco más.

Cuando haga salir los tentáculos desde el suelo te recomendamos que en lugar de atacarle te alejes un poco mientras los esquivas.

En el momento que levanta un poco la cabeza tratará de lanzar un pequeño ataque en área.

Una vez lo dejes en vulnerable y se recupere pasará a la siguiente fase del combate y comenzará a usar nuevos ataques.

Ahora puede meterse bajo tierra saliendo luego en otro lugar, debes de esquivarlo.

También usará Lluvia ácida con el que encharcará la zona. Evita pisar los rastros ya que te harán daño.

Su último ataque es Furia acrobática, comienza por realizar 3 golpes seguido de un salto en el que te intenta aplastar. Si esquivas el último se quedará tonto durante un rato y podrás aprovechar para hacerle algo de daño.

Avanza por el interior del Monte Drustanus derrotando a escorpiones a tu paso.

En breve te encontrarás un desvío, por la izquierda te esperan enemigos comunes y por la derecha además de varios enemigos, te encontrarás una Salamandra. Ve por el lado que prefieras, incluso si buscas un poco de experiencia extra puedes ir por uno y volver por otro.

Al final de cualquiera de los 2 caminos llegarás a un puente con lava donde verás una escena.

Una vez hayas cruzado el puente tendrás que enfrentarte a unos boms y escorpiones. Continúa avanzando por el desvío de la derecha de la puerta.

Enseguida te enfrentarás a un enemigo de tipo flan, un Malvavisco rojo bastante resistente a los ataques.

No te olvides de abrir el cofre en el centro de la zona ya que contiene unos brazaletes bastante buenos, los Aros de mitrilo.

Una vez estés preparado baja a la siguiente plataforma donde te espera el Pirosaurio.

Pirosaurio

El combate comienza siendo bastante sencillo, donde utiliza ataques bastante básicos como zarpazos.

Una vez reciba cierta cantidad de daño usará Combustión y se volverá más peligroso.

Hay un momento que salta y comienza a rebotar por todas partes, debes estar atento para poder esquivarlo.

Atácale hasta aturdirle y harás que pierda el efecto de Combustión y aprovecha para bajarle toda la vida que puedas cuando lo dejes vulnerable.

Al recuperarse el combate cambiará de fase y usará su ataque Turbo, un potente rayo que puede lanzar en dirección horizontal o en vertical y que debes esquivar.

Luego usará un zarpazo que debes evitar a toda costa, puesto que si no lo haces continuará con un combo que te bajará mucha vida. Igualmente aunque lo evites, tendrás que esquivar cuando se estampe contra el suelo.

El último ataque que tiene es Ignorrayo, un rayo que ejecuta dos veces.

Una vez lo derrotes, salta por las piedras y sube las escaleras hasta llegar a una puerta por donde entrarás a la catedral.

Verás una escena, en cuanto acabe baja las escaleras y derrota a los sangreférrea. Ve por la izquierda y pasa por la puerta que esté abierta.

Sube otras escaleras y tendrás que enfrentarte a más sangreférrea acompañados de un sangreférrea fanático, un típico enemigo grandote con hacha.

Baja por las escaleras del fondo a la derecha, derrota a más sangreférrea y abre el cofre que hay en un pequeño balcón que contiene 1.200 guiles (si vas falto de dinero recuerda el truco de equipar los accesorios que te dan guiles extra antes de abrirlo).

Vuelve a la sala de antes y sube más escaleras llegando al puente del exterior, derrotando a otro grupo de sangreférreas junto a un fanático.

Una vez derrotados abre el cofre que hay a la izquierda y que contiene el accesorio Amparo de las llamas (Orbes candentes).

Atraviesa la puerta para llegar al santuario del Cristal madre donde te espera otro jefe, la Llama líquida.

Llama líquida

El principio de la batalla es bastante sencilla. Pese a ser un enemigo veloz, se queda atontado durante breves instantes, por lo que es conveniente esquivarle primero y luego aprovechar a atacarle a saco.

Uno de los ataques que tiene consiste en unas patadas descendentes que son bastante sencillas de bloquear de un espadazo, con lo que puedes dejar al jefe más tiempo aturdido.

Otro de los ataques que tiene es Impacto calcinante, con el que pega un puñetazo al suelo y causa daño en área.

En cuanto cambie el combate de fase tras el primer vulnerable comenzará a usar nuevos ataques. El primero de ellos es Canícula, con el que reducirá el escenario gracias a la lava que tendrás que evitar para no sufrir daño.

También puede transformarse en un dragón que te escupirá llamas. No podrás hacerle daño durante este tiempo así que céntrate en esquivarlo.

Al volver a su forma normal realizará una embestida seguida de un ataque circular y el ataque Combustión artera, con el que crea unas zonas en el suelo que pueden hacerte daño y debes evitar pisar.

Después de volver a dejarlo vulnerable utilizará el ataque Desfile infernal con el que se transformará en varias bestias que correrán en círculos y luego te embestirán.

A continuación se transformarán en 4 dragones que te lanzarán llamaradas en 4 direcciones que tendrás que esquivar.

El ataque termina con una gran explosión de la que debes salir.

Una vez que se recupere usará un par más de transformaciones que debes evitar, pero ya no le debería quedar mucha vida y podrás acabar con él.

Tras el combate verás varias escenas, recibirás el trofeo Un gran legado y pasarás a la siguiente misión Un instante de calma.