Al abordaje

Comienza tras Melodía de esperanza cuando levas anclas con el Enterprise a la búsqueda del Einherjar, el Galeón Negro de Waloed.

Tras las escenas tendrás que ir en búsqueda de Jill. Empieza por limpiar la cubierta del barco derrotando a los enemigos waloedienses.

Vendrá un nuevo grupo en el que se incluye un mago, el cual debe ser el primero en ser derrotado para evitar que cure a los demás. Por último llegará un Tognvaldr waloediense.

Una vez que los elimines pasa por la puerta para llegar al interior del barco. Abre el cofre que contiene un meteorito y sube las escaleras para salir al exterior.

Derrota a otras 3 grupos de enemigos, y tras acabar con ellos baja por las escaleras del lado contrario al que llegaste, da la vuelta y antes de bajar por la escalerilla de mano, a la izquierda, encontrarás un cofre con Hálito de la tierra (Ira de la tierra).

Baja la escalera y abre la siguiente puerta donde te encontrarás más enemigos.

Avanza y abre la puerta de las mazmorras para rescatar a Jill. Tras esta escena te tocará enfrentarte al dominante de Odín, Barnabás.

Barnabás

Este combate no debería ser tan difícil como parece, por lo que no abuses de las pociones y objetos curativos a menos que sea estrictamente necesario.

Otra cosa a tener en cuenta en este combate es que si eres demasiado agresivo comenzará a bloquear varios de tus ataques, incluyendo habilidades de los Eikon. Por tanto es mejor ir un poco a la defensiva y contraatacar cada vez que sea posible.

La mayoría de ataques de Barnabás incluyen ondas de energía de media/larga distancia que tendrás que esquivar.

Cuando use Hendecielos debes salir de la zona que marcará con líneas.

Puede crear rayos de energía que lanzará en horizontal y en vertical, de los que deberías alejarte un poco o simplemente esquivar.

También puede atacar dando espadazos muy rápidos con su espada, en este momento lo mejor es ponerte a su espalda y golpearle mientras tanto.

Cuando le hagas el daño suficiente utilizará Preludio sombrío, su ataque cargado en el que la barra de salud de Barnabás pasará a ser morada. Este es el único combate en el que te recomendamos no ir al ataque para vaciarle la barra morada, sino mantenerse a la defensiva mientras realiza el resto de ataques. En este caso es más importante aguantar bien estas embestidas que la cuenta atrás.

Sus combos son ahora más largos y si consigues realizar una esquiva perfecta, al contraatacar puede que hagas rebotar su propio ataque.

Seguirá usando el Hendecielos llenando de líneas la zona y teniendo que evitarlo igual que antes.

Invocará una Gungnir para realizar el ataque con el mismo nombre que provoca una onda expansiva circular.

Usará algún ataque más mientras tanto, pero lo importante como te dijimos era sobrevivir hasta aquí y que te centraras en esquivar todo lo posible, ya que hagas lo que hagas la batalla esta diseñada para que pierdas a casua del Destello justiciero, el ataque morado.

La única manera de que veas el "game over" es si mueres antes de que realice el ataque especial, de ahí nuestra insistencia en jugar a la defensiva.

Al terminar la pelea verás varias escenas y conseguirás el trofeo La promesa. Al regresar a la guarida pasarás a Al otro lado del estrecho.