Que no pare la fiesta

Es un encargo de la línea de encargos de chocobo Sam del capítulo 9.

En la propia sección de encargos indicamos como desbloquear el grupo de misiones de Sam el experto en chocobos en lugar de las de Madame M. Funciona con una serie de puntos según tus acciones en el Mercado Muro, en resumen cuanto más te comportas como le gustaría a Sam obtienes puntos para él, y en caso contrario para Madame M.

Para iniciar la misión deberás ir a la tienda de ropa a hablar con el hijo del sastre. Sal para encontrarte con Johnny (este encargo es necesario para ver todos los sucesos de Johnny y conseguir el trofeo relacionado con él) y síguelo hasta el karaoke donde estará el padre borracho.

A continuación deberás dirigirte a la tienda de materias, quien te pedirá un brebaje que se obtiene de la máquina expendedora del hotel. Allí examina con la materia análisis la máquina, teniendo en cuenta que cuantos más enemigos hayas analizado más probabilidades tendrás de sacar la poción y objetos interesantes.

Vuelve con el dueño de la tienda de materias y entrégale los objetos. Ahora es turno de ir al restaurante a hablar con el cocinero, quien necesitará ayuda con tus materias ígnea para los fogones, gélida para la nevera y eléctrica para la instalación, teniendo en cuenta que cuento de mayor nivel sea mejor puesto que puedes recibir una panacea si la materia es de 2 estrellas o una medalla moguri si es de 3 estrellas junto al cupón de farmacia.

Al salir del restaurante verás a Johnny en mal estado junto al farmacéutico. Entrégale el cupón y te solicitará darle medicina a un nº de personas que dependerá del nivel de tu materia purificadora: 1 persona si la tienes a nivel 1 o no la tienes, 2 personas si la tienes a nivel 2 y 3 al nivel 3.

La primera la encontrarás en el baño del karaoke, la segunda vomitando en un callejón y la tercera vomitando también en un callejón.

Regresa con el farmacéutico en su tienda para recibir el pase VIP, que tendrás que entregar al sastre en el karaoke.

Vuelve con el hijo para completar el encargo y recibir como recompensa un turboéter.